NUESTRA HISTORIA

FUNDADORA

¡Qué tal! Soy Haydé Santillán, fundadora de LAHAY. Cuando me preguntan que cómo comenzó todo, de dónde surgió la idea o qué fue lo que me inspiró, la respuesta esperada muchas veces es la iluminación divina al dormir, la herencia de un negocio familiar o una importante influencia sobre las tendencias de compra mundial. Sin embargo, la realidad es más simple que eso… y es que una de las decisiones más importantes en mi vida fue el resultado de la infelicidad laboral.

 

En algún momento me vi a mí misma como una godín automatizada, quien trabajaba más que lo justo recibido, con una vida social suprimida y la implenitud implícita. Así que un día renuncie movida por el deseo de crearme de nuevo. 

El punto de arranque fue una lista de sueños con dos preguntas: ¿qué quería hacer y para qué era realmente buena?, dejando claro un perfil creativo que desembocó en la búsqueda de cursos, talleres, escuelas y, finalmente, mis inicios en el diseño de calzado.

Así creé mi primer par de zapatos, el cual se vendió con más pedidos por delante, para lo cual me asocié con artesanos, dando inicio a una sociedad con la que comenzamos a crecer.

Fundadora LAHAY.jpg
Reconstruyendo:Upcycling.jpg

En el camino me di cuenta de la importancia de una preparación más completa, por lo que uní dos sueños, realizar un máster en diseño de moda y vivir en Barcelona, España. Etapa llena de aprendizajes, caídas, soledad y trabajo duro, pero también de descubrimiento en cuestión de materiales, de influencias, de cómo llevar un negocio dentro de esta industria y de conocer lo que se hacía en otras partes. 

El vivir fuera de México me dejó claro el enorme legado cultural y artesanal existente en mi país. Los colores, diseños y acabados me remitieron a los artesanos mexicanos y al potencial existente en la calidad y el amor con el que trabajan; ya lo habíamos hecho juntos, así que era tiempo de regresar y volvernos a encontrar.

 

Reactivar la marca no fue cosa fácil, creo que incluso fue más difícil que al comienzo. Sin recursos, emprendí sin éxito una campaña de Kickstarter, plataforma de financiamiento a proyectos creativos. Algunos trabajos de diseño mantuvieron apenas la marca a flote, hasta que nuevamente tomé aire y con la ayuda de un préstamo... ¡arrancamos! 

 

Los sueños pueden traducirse en muchas ocasiones a años de trabajo, tropiezos y frustraciones que, llamados de mejor manera, son aprendizajes.  Aún falta recorrido y mucho por crecer, pero es increíble cuando veo que los pasos de alguien más son acompañados por LAHAY.

¡Haz que las cosas sucedan!”… con amor, Haydé.